CONTEMPLAMOS, celebramos y meditamos LAS ESTACIONES DEL VÍA CRUCIS

CELEBRAR Y MEDITAR EL VÍA CRUCIS

     El ejercicio del Vía Crucis no es de ayer ni de hoy, es de siempre. Siempre vamos a recibir la gracia cuando acompañemos a Jesús en sus momentos finales. Las circunstancias se vuelven críticas y Jesús se muestra tal y como es, el Hijo amado que confía plenamente en el Padre. 

     Es un camino de la cruz transido por la confianza, una confianza plena en el Padre que nos conduce hasta su seno de amor. Pedagogía ascendente que comienza en el tribunal del procurador romano y culmina, entre el cielo y la tierra, en las manos del Padre.

    Se intenta unir la piedad que brota de las tradicionales estaciones con textos bíblicos que den el sentido último de las mismas: conocer la voluntad y el amor de Dios.

    Este taller quiere ser una “propuesta meditativa” del tradicional Vía Crucis, aportando textos y sugerencias para cada estación: salmos, textos de los Padres de la Iglesia, citas de los Padres del desierto y sugerencias, acciones, que van encaminadas a una actualización de la estación en nuestro entorno social y algunos textos de otras tradiciones religiosas, como invitación a la apertura y al diálogo con sensibilidades religiosas que conviven con nosotros y que no son las católicas.

Desarrollo del taller

Cuestionarios, sugerencias y trabajos voluntarios para profundizar en los temas tratados.

Durante las 7 semanas de la Cuaresma, todos los viernes y lunes se enviará, por email, un nuevo tema con propuestas y con los comentarios a los trabajos de los alumnos recibidos.

El taller, que dura 7 semanas, comienza el 19 de febrero.

Coordina el taller Pedro Álvarez Tejerina, secretario de los Amigos del monasterio y coautor, junto con sor Ernestina, de diferentes libros de espiritualidad.


Precio: pago único 25 €


Más información